¿Y qué pasa con el sistema de jubilación?

Son muchos los puntos que salen a relucir en el viejo continente a razón de la caída demográfica, uno de ello es el futuro que le depara al sistema de pensiones, ya que este no sólo se trata de ahorrar para la jubilación. La agenda social en consecuencia, expone que existen diversas prácticas que se hace imperante modificar como por ejemplo los fondos de pensiones y las prejubilaciones, asegura Jordi Gual Solé La Caixa

Sistema de jubilación en España 

La edad par iniciar la jubilación en España no se ha modificado por lo que continúa tomándose desde los 62 años de edad y esto suele ser muy baja por lo que en su gran mayoría las jubilaciones se realiza antes de alcanzar 65 años. Dicha situación tiene su origen en los fueros de las empresas públicas y privadas que fuerzan la jubilación de gran cantidad de personas que se consideran lo bastante maduras para continuar desempeñándose, aumentando la carga de la seguridad social del país aún cuando estas personas aún se encuentran aptas para seguro su desempeño. Y lo más importante, este gran número de personas no desean jubilarse aún. 

 Se podrían mencionar diversos ejemplos de estos casos, pero el más resaltante es el de el personal encargado de la Sanidad Pública quienes han sido prácticamente obligados a deslastrarse de sus funciones en medio de los años en los que el país se encontraba sumergido en la crisis. Todo ello viene sustentado en una falsa expectativa de creer que si se despejan los  cargos en los que aún no se han jubilado a antiguos trabajadores, esto dará espacio al empleo de los más jóvenes. Pero dicha premisa resulta totalmente sin bases. 

¿Y ello afecta al fondo de pensiones? 

Por supuesto. Y se calcula que al menos en unos 70.000 de euros por año por lo que se desarrollan más inconvenientes que beneficios. Y uno de los puntos relevantes es que los fondos de jubilación no pueden ser rescatados cuando la persona lo requiera sino luego del día de su jubilación por lo que el beneficio es realmente para la entidad financiera. 

Por otra parte si bien el jubilado puede retirar el total de su dinero, este se encuentra sujeto al reembolso de lo que el estado le financió impulsandolo a que se suscriba a diversos fondos de pensiones. Expertos señalan que la mayoría de los gestores de estos fondos no merecen recibir las comisiones que les son otorgadas pues son ineficientes o ignorantes de tal situación. Estos le imponen a sus clientes abusivas comisiones, o bien les colocan lo que se conoce con el nombre de acciones basuras con el objeto de alcanzar contratos jugosos en la emisión de la deuda, negocios de los mayoristas o dirección de créditos sindicados. O también por una unión desleal de los motivos anteriores. 

De manera que, en España la jubilación es sinónimo de un definitivo retiro y con ello la inactividad de las personas donde las estadísticas muestran que para finales del 2016 existían unas 117.000 personas de entre 65 y 69 años de edad aún ocupadas, mientras que con edades posteriores sólo se contaba con 34.000 aún activas.

Dejar una contestacion